viernes, 12 de septiembre de 2014

V

Desplazó la visión de su telescopio hacia la derecha. Aprovechando la situación, el movimiento panorámico le mostraba una visión espectacular de la majestuosidad de aquel océano tan parecido a los nuestros. Era muy hipnótico, pero también un poco mareante, como si estuviera sobrevolando por encima del mar y sin quitar la vista de él ni un momento. —¿Pero tan lejos está la tierra de la costa? Juraría que ya debería… ¡Ahí está!— Por fin Cristock pisó tierra firme; sus breves minutos de naufragio lo habían llevado a otra de sus breves desesperaciones. Y eso que, como científico que era, siempre había hecho gala de una paciencia fuera de lo normal, pero es que todo este asunto lo estaba poniendo realmente a prueba.

Detuvo el movimiento lateral y, sí; sí… —¡Sí! Por supuesto que es vegetación. Está todo el planeta plagado de plantas. ¡¿Será posible?! Si parece la selva amazónica. Es como un repollo gigante.— En realidad Cristock se refería al brécol, pero efectivamente, había tantísimos árboles y tan pegados entre ellos que, desde ese elevado y cenital punto de vista, parecía una gran manta de musgo. Podría aparecer de pronto cualquier animal de entre la vegetación, o una bandada de pájaros sobrevolando la arboleda, que seguramente Cristock no se habría sorprendido, creyendo por un momento que estaría viendo un documental de naturaleza. Y es que realmente parecía que estuviera viendo su propio planeta a vista de helicóptero.

Cristock había descubierto por vez primera un planeta con vida, y no precisamente una bacteria ni algún unicelular "insignificante", sino un auténtico planeta viviente como el suyo. Y dio por sentado que no lo publicaría en ningún medio, ni siquiera lo comentaría con nadie todavía, pues si lo hiciera se hubiere quedado sin su descubrimiento. Enseguida pasaría a manos de organizaciones más importantes y específicas hasta quedarse él al margen de todo y pasar a obedecer órdenes. —Órdenes mal ordenadas, lo que me faltaba.—


Decidió entonces moverse más hacia la derecha, más tierra adentro. Sin prisa, contemplando el paisaje, esperando dar con alguna pista... de lo que fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario